Soñar tus objetivos para cumplirlos.

El mundo de los sueños es el mejor lugar para planear nuestro futuro ya que nos permite hacerlo sin limitaciones. Siempre nos han dicho que debemos vivir con los pies en la tierra, pero hay ocasiones en las que hacer todo lo contrario, dejarnos llevar por nuestros sueños y ser más creativos; nuestra vida ganará así en muchos aspectos.
Al mirar hacia el futuro es más fácil ser optimista y constructivo, esto aumenta nuestra confianza y por ende nuestra autoestima,  imaginar que  conseguimos nuestros objetivos mejorará el concepto que tenemos de nosotros mismos.
Para conseguir nuestros sueños debemos marcarnos unos objetivos y orientarnos hacia ellos. 



Debemos hacerlo cumpliendo una serie de pautas:
Un objetivo debe ser claro ya que eso nos ayuda a mantenernos centrados, facilita la gestión del tiempo y evita la dispersión y pérdida de recursos.
Cuando sabes lo que quieres y lo expresas es más fácil que nos perciban y valoren como deseamos y nos ayuden. Nadie puede decirte exactamente lo que tienes que hacer para lograr tu objetivo, pero una de las mejores fuentes de orientación es preguntarles a los que han hecho lo tú esperas lograr. Aprende de la experiencia de los demás, sin tratar de imitarlos.
Estimular la creatividad, permitir que nuestra mente divague puede ayudarnos a llegar a lugares sorprendentes.
Debemos establecer los objetivos de forma positiva y en tiempo presente. Hacer que sea medible.
Establecer una fecha tope para nuestros objetivos ya que nuestro subconsciente se esfuerza si los objetivos tienen límite de tiempo.
Si hemos construido “castillos en el aire”, nuestro trabajo no se pierde; ahora solo tenemos que colocar las bases debajo de ellos. Para ello debemos empezar a trabajar al ritmo que sea necesario.
 A la hora de lograr nuestras metas, debemos evitar las interrupciones, se trata de ir sin prisa, pero sin pausa. Tenemos que hacer cada día algo que nos acerque a nuestros objetivos, esto nos permite mantener el impulso.
Si nuestros objetivos son muy ambiciosos probablemente necesitaremos dividirlos para poder abordarlos con mayor facilidad, además al ir asumiendo pequeñas metas estaremos mucho más motivados para continuar.


Cometer errores debería ser una asignatura en la escuela que les enseñara a los niños a aprender de ellos, en lugar de tratar de evitarlos. Al perseguir un objetivo, es probable que cometas algunos errores. No los veas como si fueran malos ni te enojes. Son importantes para corregirte y para llevarte al éxito.
No olvidarnos de que somos lo que somos y estamos donde estamos por los pensamientos que hemos puesto en nuestra mente y podemos cambiar lo que somos y donde estamos si cambiamos nuestros pensamientos.

Hay que creer en los resultados, con la convicción viene la acción y con ésta los resultados. Ahora que tienes el impulso, ¡no dejes que se detenga! Algunos pasos pueden parecer menos interesantes que otros, ¡pero asegúrate de cumplir con tu plan hasta el final! Evita las distracciones y mantén la concentración. ¡Imagínate lo valioso que será tu objetivo cuando puedas decir con seguridad que lo lograste.

“Cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de nuestra imaginación y la pobreza de la realidad”.
El modo de comenzar es dejar de hablar y empezar a hacer, camina hacia tus sueños.


Comentarios

Entradas populares