Tercera edad, la vida sigue...

Madrid, tres de la tarde, sentada en una cafetería, levanto la cabeza y la veo allí, sola, con un libro, un café, un vaso de agua y restos de vino en una copa. La pierna derecha sobre la silla de al lado, cómoda, a gusto.
Cuatro de la tarde, sigue allí... Termino de comer, la curiosidad me puede, me levanto y la abordo diciendo: disculpe señora, la estoy observando y me llama mucho la atención que alguien como usted esté aquí y me gusta su actitud.
Me contesta, vengo todos los sábados a comer y leo, me gusta leer. Me llamo Dulce María, tengo 80 años y soy ex farmacéutica. La felicito por esa manera de vivir su vida con esa edad y le transmito mi admiración. Hablamos un poco más y me dice que ya se marchaba. 
Me vuelvo a mi sitio y cuando ya se pone en marcha se gira  y me dice: no te voy a olvidar nunca y le contesto, ni yo a ti Dulce María...este post es un pequeño homenaje a los que como ella, VIVEN después de la edad adulta.


Hay datos que nos abruman respecto a las personas de la tercera edad. Aproximadamente el veinte por ciento de esta población experimenta depresión, el número de mujeres deprimidas es el doble que el de hombres.
La combinación de enfermedades relacionadas con la edad, las discapacidades que impiden las actividades de la vida diaria y el aislamiento contribuyen a que se cree un sentimiento de desesperanza.



Hay que tratar que el mayor esté en contacto con algún amigo, ya que la psicología positiva propone que uno de los 5 componentes del bienestar son las buenas relaciones. La amistad hace que la vida sea más fácil y nos ayuda a ser más felices.


Debemos encontrar lo que le hacía disfrutar cuando era más joven, para tratar de adaptarlo a su situación actual.
La motivación es un tema de inmensa relevancia para lo concerniente a la temática del adulto mayor, específicamente en lo que se refiere al desarrollo de un envejecimiento activo, enfocado en el mantenimiento de una vida dinámica y saludable tanto en lo fisiológico como en los aspectos afectivos, es decir el adulto mayor optará por una vida con hábitos más saludables y con mayor proactividad en la medida en que se vea más incentivado para ello.
"Entendemos  la motivación como un concepto que usamos cuando queremos describir las fuerzas que actúan sobre o dentro de un organismo para iniciar y dirigir la conducta de éste."


La vejez ha sido caracterizada por el debilitamiento de los rasgos de personalidad, la disminución de la actividad social, la reducción de intereses, la pérdida de motivación orientada a unas metas y la pérdida de iniciativa en las cuestiones sociales y económicas.
Es importante entender el papel de la motivación, en la medida en que este proceso y solo este garantiza que una vejez saludable y activa se mantenga de forma totalmente autónoma.
La motivación es la clave fundamental para que las personas mayores sigan sintiendo interés por la vida.
Motivemos, acompañemos, cuidemos y valoremos a nuestros mayores.


Sigue así Dulce María, siendo una gran mujer. Un placer conocer mujeres como tú, para las que la vida sigue en la tercera edad...

Comentarios

  1. Me ha parecido muy interesante y muy bonita la historia de Dulce Maria. Hay que estar con nuestros mayores. Luchy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia que a mi me llegó, porque no todas las mujeres ya no de 80 años, sino más jóvenes tiene esa actitud ante la vida. Gracias por pasar por aquí Luchy.

      Eliminar
  2. Bien por Dulce María. Me ha gustado mucho esta entrada. Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares