Descubre el secreto de una sesión de coaching.

¿ Qué es el coaching?, tenemos que averiguarlo para poder entender cómo se desarrolla una sesión.
Es un método que consiste en acompañar, instruir y entrenar a una persona o grupo con el objetivo de conseguir unas metas o de desarrollar habilidades específicas.

Es un proceso interactivo mediante el cual el coach o entrenador y la persona o grupos de personas implicadas en dicho proceso buscan el camino más eficaz para alcanzar los objetivos fijados usando sus propios recursos y habilidades.


La diferencia esencial con otras herramientas y terapias que se encaminan a un cometido similar y lo que pone el coaching por encima de ellos en eficacia es el sistema que emplea.

En el coaching la persona interesada trabaja con la guía de un profesional para encontrar nuevas posibilidades y puntos de vista dentro de sí mismo, a partir de los cuales puede construir caminos alternativos a los actuales que le permiten alcanzar logros y objetivos de todo tipo.


El coaching nunca dice a la persona lo que tiene que hacer, es a través de la conversación con el coach como la persona va encontrando paulatinamente los resortes que tiene que activar dentro de sí mismo para solventar sus dilemas.

Las sesiones de coaching se guían por una serie de pasos y estos son siempre los mismos organizacionalmente, pero haciendo especial incidencia en que no todos somos iguales y por lo tanto han de adaptarse a las necesidades de cada uno.

La fórmula mágica para que las sesiones  sean exitosas no existe, depende de muchas variables, pero si el cliente ha logrado saber de donde parte, es decir donde se encuentra hoy, el camino que tiene que recorrer para lograr sus objetivos, definir claramente cuales son éstos y las acciones que a corto plazo tiene que acometer para avanzar a su consecución, podemos dar como buenas las sesiones.

Nos interesa que nuestro cliente sepa:
Cuál es su situación actual, que sepa de dónde y cómo parte.
Que defina sus objetivos. 
Que éstos los tenga lo más claro posible.
Reconozca sus debilidades (para empezar a afrontarlas y verlas como algo que le puede complementar, no como algo negativo).
Defina fortalezas para alinearlas con sus intenciones y capacidades.
Visualice las acciones posibles, siempre reales pero no por ello que dejen de ser ambiciosas.
Genere puntos de vista diferentes. Aprenda a abrir su mente a nuevas posibilidades.
Asuma sus preconcepciones y creencias.


Una vez visto todo esto empezaremos a trabajar con mente clara y la ilusión puesta en las metas a conseguir y en el triunfo a lograr.
Avanzaremos sin dolor en nuestros cambios y seremos conscientes de una nueva etapa en nuestra vida, la de la claridad y realización.


Te invito a conocer esta magnífica sensación de ver tu vida con ilusión y ganas de hacer en ella los cambios necesarios para que sea plena.


Comentarios

  1. Me gusta mucho esa manera de enfocar los problemas y los objetivos. Desconocía como funciona el coaching. Un saludo, Elena

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares