3 Virus que roban nuestro tiempo.



Cada vez tenemos más problemas con el tiempo o con la falta de él y más dificultad a la hora de realizar todas nuestras tareas diarias. Pero, ¿realmente es insuficiente nuestro día para todo lo que tenemos que hacer?. Creo que no, y además considero que el problema no es la falta de tiempo o de cómo lo gestionamos si no de cómo nos gestionamos a nosotros mismos.
La falta de tiempo es una de las principales excusas que nos ponemos para justificar la falta de resultados. Si el tiempo fuese una persona de profesión tendría “Cabeza de Turco”.

El tiempo es en realidad cuestión de espacio y debemos aprender a cambiar la fórmula que combina los hechos con las emociones. El tiempo no es sino una sucesión de hechos que ocupan un espacio. No se trata de gestionar el tiempo del calendario (las horas), sino de gestionar lo que cabe en ese tiempo, gestionar el espacio.

Gestiono bien mi tiempo si me cabe todo lo que tengo que hacer en un determinado espacio. Y aquí entran en juego las emociones, porque llenamos nuestro espacio con ellas. Somos menos productivos si estamos muy contentos o muy tristes, habladores, deprimidos…Debemos intentar (desde luego no dejar de sentir emociones), dosificarlas.



Tenemos, por otro lado, unos “Virus De Tiempo”, que hacen también que te vuelvas más desorganizado, más ineficaz, más desconcentrado, más inoperante, más lento, más distraído.


Virus como:
  • “Las interrupciones”, es uno de los más graves y tiene un gran impacto. Este virus nos impide trabajar de forma continuada y eso rompe el ritmo, la intensidad, la concentración, son fuente de estrés y nos desgastan. Es difícil vencerlas, por lo tanto lo ideal es tener un plan para cuando aparezcan. Podemos hacer una lista de las más frecuentes y así sabremos mejor como combatirlas. Por ejemplo, utilizar auriculares, comunicar nuestras rutinas para que no te llamen a ciertas horas…etc. Dividir el trabajo también ayuda, porque trabajarás en espacios más reducidos y las posibilidades de interrupción se reducen.
  •  “La Improvisación”, no podemos trabajar sin un orden establecido. Todos los trabajos no pueden estar a la vez pendientes para empezar. Debemos comenzar por los más importantes y fijarnos plazos. A esas tareas les vamos a dedicar todo nuestro interés, porque son las que por su impacto en nuestros objetivos van a requerir esa entrega. En otro lado situamos esas tareas más rutinarias que no son tan impactantes.



  • Y el último de los Virus que vamos a ver, son las nuevas tecnologías  (Internet, e-mail, Móvil): Todos los malos hábitos son los más difíciles de cambiar o erradicar. Son los últimos que han llegado y, sin embargo, son los más arraigados. Pasamos muchas horas frente al ordenador (y lo peor es que nos gusta), tenemos que replantearnos nuestra relación con Internet. Del mismo modo que caer en estas distracciones está a un solo Clic, reducirlas y eliminarlas también..Debemos fijarnos un tiempo máximo para leer el correo, las noticias o los blog.También debemos valorar lo que nos aporta la mensajería instantánea y ver si nos interesa otras formas de comunicarnos menos intrusivas con nuestra productividad.La tecnología e Internet están ahí para facilitarnos las cosas y deben estar ellas a nuestro servicio.

  • Con el Móvil y las llamadas igual, evitar esas laaaaargas e intrascendentes conversaciones. Contestamos instintivamente las llamadas incluso en plena conversación con otras personas.El mal uso del teléfono sería anecdótico si no fuera por el impacto negativo en nuestro trabajo y en nuestra vida. Debemos ver el teléfono como una herramienta, que cada llamada tenga un propósito claro. Silenciarlo siempre que podamos y aprender a no responder (siempre se puede hacer en otro momento).

Nunca debemos olvidar que dedicar tiempo para nosotros no es algo por lo que debemos sentirnos mal o culpables pero debemos equilibrar las prioridades.

Comentarios

  1. lo mas que me molestaba, cuando trabajaba, eran las interrupciones, que ahora incluyen las que uno mismo se añade, con las nuevas tecnologías a las que aludes, pero lo mas grave es la improvisación porque repercute en la calidad del trabajo y en el número de horas que necesitas para hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. A mi también me afecta mucho la improvisación, yo prefiero estar lo más organizada posible. Gracias por comentar María Albertos.

      Eliminar
  2. Me han parecido muy útil tus argumentaciones (interesantes lo son siempre). Me lo leeré varias veces para asimilarlas bien, pues yo soy una de esas especialistas en perder tiempo, no se cómo se va. Cuando me concentro en algo lo saco adelante y tengo resultados muy buenos, pero soy dispersas y me cuesta hacer una sola cosa. Gracias por tus consejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de dispersarse lo menos posible y básicamente hacer una sola cosa, aunque sea por poco tiempo y si te resulta monótono hacer una sola tarea , cambiarlas pero una de cada vez.
      Intentaré seguir escribiendo cosas interesantes, motiva ver que les sirve y les interesa. Gracias

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho y me parece muy interesante y muy prácticas las formas de combatir los "virus".

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que te guste y que sea de utilidad. Besos

    ResponderEliminar
  5. Mi problema no es el tiempo son las ganas, pero reconozco que si no hago ochocientas cosas a la vez me aburro soberanamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ganas es otro tema, la motivación. Prometo hablar de eso otro día. Gracias por pasar por aquí. Un beso

      Eliminar
  6. Realmente interesante y cierto, aunque no siempre está en tu mano solucionarlo. Me refiero concretamente a las interrupciones. En mi caso no hay nada más molesto que el teléfono. Me explico, estar redactando un informe, suena el tfno., lo coges, porque hay que cogerlo, cambio de tema,... céntrate,... soluciona y... cuando vuelves al informe.... vuelta a leer,... y a coger el hilo, ufffff, el tiempo apremia,.... nervios, ayyyy el tfno. otra vez,.... Nooooooooo. La gestión del tiempo no siempre está en tu mano.. En fin....

    ResponderEliminar
  7. Lola, soy Kriss. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Kriss, bienvenida a este trocito para compartir. Si, puedes organizarte también con lo del teléfono, empezar por filtrar las llamadas que si son realmente urgentes y que no puedes dejar de atender, seguro. las que puedas atender 10 minutos o media hora después, no cogerlas. Hablar con la gente y poner por ejemplo un horario de llamadas...no se, pequeñas cositas para que te cunda un poco más lo que metes en ese espacio de tiempo. Un abrazo y espero seguirte viendo por aquí y por la página de facebook, que ya vi que te gustó

    ResponderEliminar
  9. Me verás Lola, un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares