El exceso de control general descontrol.


Cada persona tiene su forma particular de abordar los conflictos y las tensiones a las que se enfrenta y esto nos lleva a analizar al tipo de las que intentan controlar todo.
El exceso de control podemos relacionarlo directamente con el perfeccionismo y, por ende, con la ansiedad.
El perfeccionismo es una "voluntad de superioridad” que se desarrolla con el fin de compensar un sentimiento de inferioridad. Desde el perfeccionismo miramos todo el tiempo aquello que está mal y se hace un hábito tóxico que no cumple con la necesidad para la que fue creado. Nos lleva a pensamientos y acciones que enferman: no me da tiempo, no voy a poder, no quiero equivocarme, qué pensarán, no valgo, me siento culpable, cómo puede pasarme esto a mí... Y todo esto nos genera ansiedad.



 Todas las personas en mayor o menor medida poseemos cierto grado de ansiedad y es positiva en la medida en que sea necesaria. El inconveniente surge cuando se convierte en algo desmesurado que nos bloquea y nos produce miedos infundados e irracionales. 


Un dato curioso es que hay mayor número de mujeres con ansiedad que hombres debido a que el sistema exige que seamos más perfectas, excelentes madres, trabajadoras y esposas, y todo esto es un boleto premiado para sufrir ansiedad.

La ansiedad también la provoca el miedo al futuro. La angustia se relaciona más con el pasado y la ansiedad con el futuro. El hecho de no parar de dar vueltas al futuro, realizando una y otra vez especulaciones nos produce ansiedad, muchas veces porque pensamos que la vida tiene que ser como nosotros queremos y esa necesidad de control de la vida y de TODO lo que nos rodea nos convierte en personas ansiosas.




 A mayor necesidad de control mayor grado de ansiedad. Para intentar vencer todo esto debemos fluir con la vida, vivir más en el presente, intentando dejar de controlar todo lo que nos rodea.

Una buena  base psicológica es intentar conseguir una estabilidad y equilibrio emocional y esto es el pilar fundamental para no dejarnos llevar por ese descontrol de la ansiedad.

Comentarios

  1. buena reflexión, te lo dice una mitad angustia mitad ansiosa, ( angustiosa) jejeje

    ResponderEliminar
  2. Gracias Chencha¡¡¡ me alegra que te haya gustado

    ResponderEliminar
  3. Con la edad dejamos de ser tan perfeccionistas, yo creo que porque nos damos cuenta de lo inútil que es.Lo de vivir el presente es el mejor consejo que nos pueden dar. Es la mejor manera de disfrutar de la vida que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí Mecacentro (Pepi). Que bueno que hayas aaprendido ;)

      Eliminar
  4. Me he identificado Lola, es verdad que con la edad una va evolucionando y dejando atrás ciertos temores, también yo he sido medio ansiedad medio angustia. Ahora me encuentro en el punto de intentar no controlarlo todo, me cuesta, es una carga que arrastro con el tiempo, espero superarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la superas Bichi, tu eres una mujer con ánimos y ganas de salir adelante. Hay pequeños trucos para hacerlo, si quieres me avisas y lo hablamos.

      Eliminar
  5. No se puede ser tan rígido de mente. Buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, hay que ser flexibles, eso nos ayuda a avanzar. Gracias

      Eliminar
  6. Creo que hay varias maneras de afrontarlo: Podemos dedicar la vida a buscar certezas, también es posible inventarse algunas, o bien existe la opción de suplir su falta empleando la inteligencia y la experiencia de manera asertiva.

    ResponderEliminar
  7. Interesante respuesta josman. Me gustó. Gracias por pasar por mi chiringuito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares